Ciudad de México 30-05-2017
¡No al silencio!
Vida Urbana

¡No al silencio!

Por

Así viví la protesta por el asesinato de la Libertad de Expresión

Una colosal bandera de México teñida en negro tapa la entrada de Segob. El periodismo está de luto por Javier Valdez Cárdenas y el centenar de comunicadores asesinados en los últimos años. La indignación, solidaridad y el dolor congregados frente a la secretaría responsable de la seguridad nacional.

La denuncia: en este país están matando periodistas de manera impune. Y el grito unánime: ¡No al silencio!

Voces conocidas toman el micrófono, entre ellas Lidia Cacho y Carmen Aristegui, victimas también de duros golpes contra su persona y la libertad de expresión. De los altavoces se escuchan textos de Javier Valdez, las estadísticas terroríficas de los crímenes contra el gremio, reclamos al gobierno por su actitud omisa y cómplice,  y un llamado a la unidad. 

Los oradores terminan sus discursos pero labor periodística no para, los artesanos del texto, la voz y la imagen hacen lo que mejor saben, cubrir la nota. Por donde se mire hay libretas de apuntes, grabadoras, micrófonos, cámaras fotográficas o de video y celulares sirviendo de las anteriores.  Se entrevistan entre ellos, se fotografían. Periodistas cubriendo a periodistas, en el sentido amplio de la palabra cubrir.

Sorpresivamente, pese a la ropa negra, las velas y la presencia de la muerte, el ambiente se torna un tanto festivo, hay risas, abrazos, muchos abrazos. Colegas se reencuentran, comparten experiencias, se reconocen en sus compañeros.

Ya pasaron dos horas y las muestras de fraternidad no cesan, algunos se disgregan pero otros no saben en qué momento separarse, no terminan de despedirse. Del micrófono una voz nuevamente reclama justicia. Pienso: ¡Caray qué impotencia! Le exigimos justica a un gobierno cuya única preocupación hacia los periodistas es por qué no le aplaudimos.

En retirada camino por Bucareli y veo el edificio de Excélsior, recuerdo el antiguo periódico, el de Scherer, y de nuevo a Lidia, Carmen, Javier, Miroslava... los ataques pasados, presentes y las amenazas furas, ¿Cuántos nuevos "conflictos entre cooperativistas"? ¿Cuántos "usos indebidos de la marca" más? ¿Cuántos "homicidios no ligados a su quehacer periodístico" más? ¿Cuántos nuevos golpes a la libertad de expresión sufriremos? ¿Cuántos nuevos pretextos escucharemos?

 Fotografía: Ivabelle Arroyo

 


Jerge

Dibuja desde morrito, pero estrenó la plumilla crítica con el regreso del PRI. EPN tiene la culpa. @monerojerge

El Andén

Etiquetas: Protesta Libertad de expresión Periodistas asesinados Javier Valdez