Ciudad de México 17-10-2017
Vida Urbana

"No nos iremos hasta que rescaten a Rodolfo"

Por

El edificio se desplomó en 20 segundos tras el sismo, y se calcula que aún permanecen entre los escombros entre 40 y 50 personas

En Álvaro Obregón 286 y sus inmediaciones se detuvo el tiempo. No hay cansancio. No hay trabajo. No hay escuela. Solo la solidaridad entre vecinos, voluntarios y familiares de víctimas. Los mantiene la fe y la esperanza de vida de sus seres queridos que se encuentran atrapados entre los escombros.

Enrique García, Eduardo Monroy y José Antonio Vázquez tienen la dicha de contar que son sobrevivientes; salieron por las escaleras de emergencia, lo único que quedó de pie del gigante de seis pisos que se desplomó a sus espaladas en cuanto pisaron tierra. Tembló y en 20 segundos cayeron seis pisos de construcción.

Tenían siete meses  laborando en la remodelación del tercero y quinto piso. Al frente de los trabajos estaba el arquitecto Enrique García y cuatro de sus compañeros, amigos, trabajadores.

Estaban en el tercer piso y de inmediato salieron a las escaleras de emergencia, el último fue José Antonio, pero faltó Rodolfo Molina Campos, estaba en el quinto piso y no alcanzó a salir.

Por eso se mantienen ahí desde el temblor, se han separado para bañarse y tratar de descansar un poco, pero diario regresan a apoyar en los trabajos hasta que rescaten a su compañero de trabajo. Les tocó apuntalar y el arquitecto Enrique facilitó los planos del inmueble para guiar a los rescatistas en la búsqueda de víctimas.

"Vamos a seguir aquí hasta que salga mi amigo, Rodolfo Molina. ?l estaba en el quinto piso que estaba vacío, seguramente será de los primeros en salir porque para poder liberar el cuarto piso tendrían que llegar a él, en teoría", señala Enrique García.

En cuanto ocurrió el desplome, fue posible sacar con vida entre 25 y 30 personas, recuerdan. Pero lamentablemente aún pueden seguir entre los escombros entre 40 y 50 víctimas, la mayoría de ellos empleados del Despacho Aguilera Contadores que estaban en el cuarto piso. Y las familias, amigos, vecinos y voluntarios se mantienen ahí con la esperanza de vida.

Espontáneamente se organizaron en brigadas el primer día, se sumaron a un voluntario, cuyo nombre ignoran pero que ubican como "El líder"; un vecino de la zona que en cuanto vio el desplome se acercó a rescatar víctimas junto a funcionarios de Semovi que apoyaron y no se ha movido de ahí. Se encargó de organizar brigadas de trabajadores de la construcción y comenzó a coordinarse con los cuerpos de emergencia.

"Llevo siete días aquí, me mantiene el ánimo de poder ayudar a alguien, a rescatar a sus familiares. He aprendido que somos un equipo, un pueblo que nos ayudamos y que nada nos detenga.  Que a partir del 19-S somos otros. Vino la comunidad española, empresarios, personas humildes, artistas, mujeres, adultos mayores, pero la juventud se impuso, con el ímpetu de poder jalar, cargar una piedra, cubeta, lo que sea para ayudar", relata "El Líder".

La Zona Cero de la colonia Roma, está vigilada por la Marina, Ejército, Policía Federal, quienes tienen a cargo las tareas de búsqueda y rescate, en coordinación con los brigadistas de Israel; se apoyan en perros entrenados y grúas para retirar losas de concreto.

Junto a las vallas de contención ubicadas en la esquina de la calle Valladolid está una carpa de familiares, ahí se mantienen las 24 horas en espera de noticias de sus seres queridos.

Y con ellos se solidarizan los voluntarios que han habilitado campamentos con materiales de rescate, cubetas, palas, cascos, guantes, y comida para los brigadistas. Van y vienen los alimentos, las bebidas, para mantenerlos en pie y con ello, la esperanza de vida, por las víctimas, porque hoy La Roma, es una. 


Almendra Vázquez

Apasionada de la comunicación, mantiene el gusto de teclear entre audios y tareas de preescolar de su hijo. Presume un buen sazón en la cocina.

El Andén

Etiquetas: Álvaro Obregón 286 Rescate Víctimas Sobrevivientes Voluntarios