Ciudad de México 25-09-2017
Cinco razones por las que nadie confia en las encuestas de Morena
Partidos

Cinco razones por las que nadie confía en las encuestas de Morena

Por

La percepción generalizada es que será el dedito de AMLO el que elija al candidato en la CDMX

El pasado fin de semana Morena realizó la encuesta para designar a su candidato a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México. Hasta ahí todo bien, y es que ese método de elección interna es muy común en los partidos políticos cuando existen muchos aspirantes y pocas posibilidades de llegar a un acuerdo para escoger a uno de ellos.

Sin embargo en el partido de Andrés Manuel López Obrador este tipo de ejercicios demoscópicos vienen acompañados de muchas dudas, que su mismo líder se ha encargado de sembrar y alimentar.

Apenas terminaron de levantar los últimos cuestionarios entre los habitantes chilangos y más de uno ya comenzaba a cuestionar los probables resultados:

"Si gana Sheinbaum es que la ayudó AMLO, porque en todas las encuestas anteriores Monreal tiene la ventaja".

Será casi imposible saber si "alguien" cuchareó o no la encuesta, pero de lo que sí hay certeza es de los motivos por los que nadie confiará en sus resultados.   

1. La oscura metodología

Es verdad que desde hace varios días Morena informó que un "grupo técnico y democrático" aplicaría 800 cuestionarios en los domicilios y 200 en las calles. No es suficiente, para que una encuesta sea más o menos fiable es necesario que los resultados estén acompañados de otra información, desde cómo fue elegida la población a estudiar, hasta el contenido mismo del cuestionario, es decir, qué preguntaron y a quién, dónde lo hicieron y cómo midieron las opiniones.

Hasta ahora nada de eso lo sabemos y seguramente nunca lo sabremos.

2. ¿Quién hizo la encuesta?

Tampoco tenemos una idea clara de que es un grupo "técnico o democrático" y si eso tiene alguna relación con la experiencia y la capacidad material de cualquier empresa para encuestar a mil personas en 72 horas y sistematizar sus respuestas. No es lo mismo un estudio de opinión sobre un nuevo detergente que el diseñado para elegir a un candidato... o tal vez sí, por algo existe el marketing político.

3. La larga espera

¿Por qué si la dirección de Morena ha informado que los resultados estarán listos está semana, AMLO levantará la mano del ganador hasta el 3 de septiembre?

Aguardar tantos días para publicar los resultados puede agudizar el clima de incertidumbre y las rencillas internas, se pueden filtrar falsos resultados que pueden provocar un innecesario conflicto.

De entrada, este domingo comenzó  a cruzarse la información cuando el dirigente de Morena en la capital y aspirante a la Jefatura de Gobierno, Martí Batres, afirmó que el próximo jueves 24 de agosto el partido publicará los resultados de las encuestas, pero desde antes se sabía que AMLO guardaría el secreto hasta su próximo mitin en el Monumento a la Revolución (o el Zócalo, si lo dejan).

4. Esta película ya la vimos

Para la elección de 2012 el PRD recurrió a una encuesta para designar a su candidato, por lo menos esa fue la versión oficial porque los resultados del estudio de opinión jamás se conocieron públicamente.

Dicen los que saben que Marcelo Ebrard, entonces excelentemente bien calificado por la opinión pública cedió la candidatura a la Presidencia a López Obrador con las secuelas que ya todos conocemos.

5. Lo que diga su dedito

Por más que insista el de Macuspana que no intervendrá en la designación del candidato en la CDMX, la percepción generalizada, aun entre sus seguidores, es que será precisamente él quien decida quién va, según sus cálculos e independientemente de los resultados de la famosa encuesta.

Suponiendo que López Obrador de verdad no intervenga en el proceso, nadie lo creerá así pues su omnipresencia en Morena, la verticalidad partidista y su incapacidad para delegar evidencian lo contrario.


Staff B / El Andén

Información política urbana

El Andén

Etiquetas: Andrés Manuel López Obrador Morena Encuesta Jefatura de Gobierno