Ciudad de México 25-09-2017
Constituyentes que la historia no olvidara
Asamblea

Constituyentes que la historia no olvidará

Por

Damián Alcázar, Jaime Cárdenas, César Camacho, Cecilia Romero, Mardonio Carballo algunos de los próceres modernos inolvidables

Están por concluir el encargo para el que fueron elegidos y designados: revisar, discutir y aprobar la Constitución de la ciudad de México a más tardar el 31 de enero.

Las expectativas son muchas, ¿lograron conjuntar el espíritu libertario, incluyente y de avanzada que caracteriza a la ciudad?. En breve los resultados saldrán a la vista.

De lo que sí dejaron huella es del desorden y caos que caracterizó a la Asamblea Constituyente.

Dicen que la sorpresa es el móvil de cada descubrimiento y en este atropellado proceso legislativo muchos diputados sacaron a relucir sus pasiones y demonios, por eso quedarán en los hitos de la neo fundación capitalina.

Jaime Cárdenas: Don Contreras

Para toda propuesta ofreció un no como respuesta, y aunque en infinidad de ocasiones sus señalamientos fueron acertados, la mayoría de los constituyentes rogaba porque el rijoso diputado estuviese ausente de los trabajos y sesiones. Fue uno de los artífices de los retrasos en el tiempo legislativo.

Cecilia Romero: Necia y obstinada

Una de las diputadas empeñadas en sacar adelante sus propuestas como reconocer el derecho a la vida de todo ser humano, batalla que al final perdió.

Prácticamente irreductible, algunos de sus compañeros la tacharon de aferrada,  y cómo querían que Doña Ceci cambiara su visión, si se ha dedicado en cuerpo y al alma al tema desde hace mucho, mucho tiempo.

Katia D´Artigues: La vocera

Fiel a su profesión de comunicadora, fue la encargada desde sus redes sociales de narrar, inconformarse y cuestionar lo qué pasaba en el recinto legislativo y en las comisiones. Quienes la siguen se informaron del día a día, se convirtió en la vocera involuntaria con una percepción bastante equilibrada.

César Camacho: El lesionado

Nada de lo que dijo o señaló fue relevante y mucho menos determinante para la conformación de la Constitución de la ciudad, sin embargo pasará a la historia por literalmente llegar "manchado" por la "jitomatiza" que le propinaron un grupo de inconformes por el bono navideño que se autorizaron en la Cámara de diputados.

Mardonio Carballo: El sollozante

Una de los diputados de los que se esperaba más, en especial para que la voz de los pueblos, barrios y comunidades indígenas residentes en la ciudad quedara plasmada en la Constitución. Sin embargo no aguantó la aplanadora partidista, que encima de minimizarlo, lo orilló a renunciar.

Así entre quejas y sollozos el escritor se retiró de su incipiente acercamiento con la cúpula del poder capitalino.

Julio César Moreno: El reflexivo

Astuto o dubitativo por el futuro político en la ciudad, el diputado Moreno destacó por su gran capacidad para reconsiderar temas que en determinado momento secundó, pero que durante el proceso de redacción de la carta magna dudó.

El caso más significativo es el que compete a los órganos judiciales como el Tribunal Superior y el Consejo de la Judicatura, si antes fue el principal apoyo de ?dgar Elías Azar, ahora fue su verdugo.

Damián Alcázar: El sobrado

Tanto se quejó que para cambiar la política habría que fomentar la participación ciudadana, ser contestatario y algo subversivo. No obstante acudió en dos ocasiones, dijo trabajar desde su computadora, tener compromisos previos y que podía hacer lo que quisiera, hasta que finalmente cumplió y dejó votado al grupo parlamentario de Morena, ahora sí que le salió lo hablador.

Collage: Fotos Web


Staff A / El Andén

Información política urbana.

El Andén

Etiquetas: Constituyentes Damián Alcázar Cecilia Romero Julio César Moreno César Camacho