Ciudad de México 23-06-2017
Debate electoral chilango vs jalisciense
Ideas

Debate electoral chilango vs jalisciense

Por

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero no es cierto, son patrañas que se usan para que los hermanos no se peleen. En política es utilísimo para poner a competir a personajes y partidos (el rojo hizo esto, el morado no lo hizo), y en las ciencias sociales sirve como método científico a falta de matraces y porque se ve muy mal abrir de la cabeza a un homínido aunque sea Trump.


No haré aquí un estudio científico comparativo con variable de control, no teman. Lo que traigo a colación son las diferencias enormes en la discusión que hay, el mismísimo día, sobre temas electorales en el palacio legislativo de Jalisco y en la Asamblea Legislativa de Donceles, en la Ciudad de México.


Sí. En los dos lugares se pusieron a discutir al mismo tiempo el rumbo electoral de la entidad. ¡Pero qué diferencias! En la capital mexicana se están dando hasta con la cubeta por tres temas: Primero, el aumento de la burocracia en las delegaciones. Lo que no deciden es el tipo de elección para los concejales, algo así como regidores, que ahora acompañarán a los 16 delegados.


Segundo, la representatividad. No saben si de los 66 diputados hay que tener más elegidos directamente por voto en los distritos y cuántos de lista de partido. A nadie se le ocurrió recortar su número.


Tercero, las sanciones. Los diez panistas lucharon como vikingos (aunque no lo crean, con su minibancada se hacen valer) para equiparar la compra de voto con un delito merecedor de sanción penal tanto para el comprador como para el vendedor.


Mientras esto escribo, se siguen dando con la cubeta. Igual que en Jalisco, donde las prioridades son otras:

Primero, el adelgazamiento gubernamental. Todos los partidos se sumaron a la idea de reducir regidores y un legislador.  Uno no es ninguno, pero bueno, uno.


Segundo, la eliminación de la millonaria beca a la burocracia partidista. La iniciativa del gobernador plantea eliminar el financiamiento por completo durante año no electoral, Kumamoto busca ligar el financiamiento al número de votos y MC estiró la liga para que no hubiera pesos ni siquiera en año de campañas.


Hay más, pero esas dos llaman mucho la atención porque se enmarcan en un contexto de descrédito y furia contra las instituciones políticas que mantenemos los mexicanos.


Mientras esto escribo, los diputados jaliscienses se siguen dando con la cubeta y buscando la salida para no estrangular a sus partidos. No saben a quién echarle la culpa para dar un paso atrás ahora que se subió el tema a la mesa. Por ahí, con habilidad, encontraron la excusa de vincularlo a la ley federal y piden esperar a que en San Lázaro los legisladores hagan lo mismo (¡como si eso fuera a pasar!). La verdad es que al final la actitud es cobarde, pero pensándolo bien, me gustan más las preocupaciones que se debaten en el Congreso de Jalisco. 


Ivabelle Arroyo

Directora de El Andén. Lee en bicicleta, escribe con un cucharón de cocina y le intrigan los rufianes.

El Andén

Etiquetas: CDMX Elecciones Reforma electoral ALDF Jalisco Concejales Voto