Ciudad de México 15-12-2017
Definira Mancera el futuro inmediato de bastiones morenistas
Gobiernos

Definirá Mancera el futuro inmediato de bastiones morenistas

Por

Próximamente Monreal y Sheinbaum pedirán licencia como delegados de Cuauhtémoc y Tlalpan; los sustitutos serán designados por el jefe de Gobierno

En las elecciones de 2015 Morena derrotó al PRD en la Ciudad de México. En Cuauhtémoc y Tlalpan obtuvieron sus mejores resultados, en ambas demarcaciones sus candidatos a jefe delegacional ganaron con alrededor del 30 por ciento de la votación y el sol azteca quedó rezagado en un lejano segundo lugar.

A pesar de las fricciones propias de la actividad política, tanto Ricardo Monreal como Claudia Sheinbaum continúan siendo los dos principales referentes del lopezobradorismo de la capital del país y las delegaciones Tlalpan y Cuauhtémoc los bastiones del partido.

Sin embargo y debido al diseño institucional vigente de la ciudad, el destino inmediato de ambas demarcaciones está en las manos de los adversarios de Morena, específicamente de Miguel Ángel Mancera y la mayoría de los diputados locales.

Y es que de separarse de sus cargos como delegados y formalizar sus aspiraciones políticas en 2018, quien los sustituya al frente de Tlalpan y Cuauhtémoc tendrá que ser designado por el jefe de Gobierno y ratificado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

A diferencia de los municipios, las delegaciones, como órganos político-administrativos desconcentrados cuentan con una autonomía bastante limitada y en gran medida están supeditadas al gobierno central.

Normalmente cuando los jefes delegacionales han decidido separarse de su cargo para participar en un nuevo proceso electoral piden una especie de licencia a la Secretaría de Gobierno. Al estar ausentes queda a cargo de la delegación el director general de Jurídico y Gobierno. Como mero trámite el jefe de Gobierno los designa como delegados sustitutos y la ALDF los ratifica.

En 2015, 14 de los 16 delegados eran perredistas, de todos ellos 12 pidieron licencia para participar en el proceso electoral de ese año. Quienes los sustituyeron fueron ratificados sin problema alguno, todos eran directores jurídicos a excepción del exasambleísta Héctor Hernández, quien como premio de consolación al no conseguir la candidatura quedó al frente de Tlalpan solo por unos meses.

Con una correlación de fuerzas distinta a la de entonces la designación de los sustitutos se presta a jaloneos políticos y a una necesaria negociación entre las partes, pues quien se va y quien tiene el sartén por el mango son de signo partidista distinto.

El escenario conflictivo podría reproducirse en Azcapotzalco, Xochimilco y Tláhuac, si es que sus delegados buscan brincar a otro cargo de elección popular. Pero la atención, por lo estratégico del territorio y por la importancia de los actores se concentrará en Cuauhtémoc y Tlalpan.

A mediados de diciembre los delegados tendrán que definir la ruta para pedir licencia y a quién quieren como sustituto, con la certeza de que Mancera Espinosa será el que tenga la última palabra.


Staff B / El Andén

Información política urbana

El Andén

Etiquetas: Miguel Ángel Mancera Ricardo Monreal Claudia Sheinbaum Delegaciones Cuauhtémoc Tlalpan