Ciudad de México 25-09-2017
El PRD a punto de la autodestruccion
Partidos

El PRD a punto de la autodestrucción

Por

La mayoría ha emigrado al puente de salvación que representa Morena

El andar vacilante del PRD es manifiesto, ya no digamos con miras al 2018, porque cada día es más complicado. El camino se estrecha en cada paso y las figuras que sostienen el nombre del partido se desdibujan o se retiran. El escenario de autodestrucción nacional y en la ciudad es casi el mismo.

El PRD tiene que doblar las manos y reconocer que ya no es la avalancha que arrasaba casi todos los espacios (jefatura de gobierno, delegaciones y asamblea) en la capital del País, mucho le costó sacar al priismo y ahora hasta el PAN le hace sombra.

El camino del ocaso

Han transcurrido casi 20 años desde que los capitalinos eligieron por primera vez a sus representantes y gobernantes. En este periodo el PRD ha conservado el control del gobierno y de forma inversa pierde paulatinamente fuerza en las delegaciones y en la Asamblea Legislativa.

Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador, Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera fueron elegidos en su momento por la cúpula perredista para encabezar el proyecto en la ciudad de México, todos llegaron por el PRD (algunos con alianzas), a estas alturas ninguno forma parte ya del partido del sol.

El primero en abandonar las filas del perredismo fue Andrés Manuel (2012) para fundar Morena, le siguió Cuauhtémoc Cárdenas (2014) al considerar que debía ser congruente con sus principios y por último Marcelo Ebrard (2015) quien desde 2013 ya mostraba desacuerdos con las decisiones del PRD. El actual jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera no es militante de ningún instituto político.

Con la decisión tomada por cada uno de estos personajes políticos, el partido se desquebrajó, y a éstos se unieron Alejandro Encinas, Armando Ríos Piter, Mario Delgado, Zoé Robledo, José Luis Cureño, Higinio Martínez y una larga lista a la que se suman altos funcionarios y dirigentes territoriales.

 ¿En dónde están parados?

Atrás quedó el poderío de sus líderes y la fuerza de sus bases, se fueron atomizando y han emigrado al puente de salvación que representa Morena. Ya son pocos los que están unidos a la marca registrada en que se ha convertido el PRD.

Andan sueltos, pero unidos a sus tribus nómadas, siguen caminando sin un objetivo común. ¿El problema?, sencillo: la ambición interna entre los líderes los enfermó y ahora se auto aniquilan, no se dan por vencidos parecen empeñarse en destrozar el partido que les dio vida muchos años.

Muchos tienen dudas pero no de traicionar, sino de encontrar el momento o pretexto preciso para emigrar como Luis Miguel Barbosa, quien poco a poco ve como la bancada de senadores que coordina se va minando. Recién decidió cambiar de candidato, más aún no de partido.

Puedes leer Barbosa le da la espalda a Mancera

El tiempo electoral para la presidencia y el gobierno de la ciudad está encima y ni un ápice de quienes puedan ser los abanderados del 2018,al parecer hasta Mancera prefiere seguir el camino de la independencia.

Un escenario complicado para los perredistas, tendrán que parar y recomponer, dejar ese andar disperso que los tiene como muertos vivientes, sin rumbo, dispuestos a descarnarse, si aún quieren obtener dividendos.

Foto: Web


Gabriela Rivera.

Comunicadora. Dejó la danza contemporánea y pasó al tutú político. Convirtió los giros en metáforas. @GRIVERA72

El Andén

Etiquetas: PRD Morena Porfirio Barbosa Miguel Ángel Mancera Marcelo Ebrard AMLO Alejandro Encinas