Ciudad de México 18-10-2017
El extraño gusto de López Obrador por levantar cascajo
Ideas

El extraño gusto de López Obrador por levantar cascajo

Por

CASCAJOs.m. Conjunto de fragmentos de piedra y otros materiales. 2. Conjunto de frutos secos, como almendras, avellanas y nueces. 3. Fam. Objeto sin valor, estropeado o inútil: no se fía de su automóvil, es un cascajo. 4. Persona decrépita.


Para dos que tres despistados el mitin de López Obrador en el Monumento a la Revolución del domingo prometía ser el gran evento en el que terminarían por adherirse a su proyecto grandes personalidades de la vida pública nacional.

No fue así, a excepción del rockero León Larregui, el productor de telenovelas Epigmenio Ibarra o el académico John Ackerman, el desfile de políticos que suscribieron el tan cacareado acuerdo morenista, desilusionó incluso a los más fervientes seguidores del tabasqueño. Si no lo creen pueden buscar en la red los críticos comentarios de Lorenzo Meyer al respecto.

Y es que por el escenario pasaron no solamente perredistas de la talla de Luis Miguel Barbosa, que después de todo son los primos-hermanos de los morenos, sino que panistas y priistas también rindieron pleitesía al Peje.

Pero lo que a primera vista parecía una milagrosa conversión (¡aleluya!) de quienes desviaron en algún momento su camino deslumbrados por las falsas promesas de la Mafia del Poder, no es más que el último intento por permanecer de un grupo de políticos venido a menos por distintas circunstancias, a quienes la fortuna no les ha sonreído desde hace varios sexenios.

Está, por ejemplo, el caso de Lorena Villavicencio, que de encabezar en 2003 la tribu perredista de Nueva Izquierda en la ALDF, comenzó a ser relegada por sus camaradas hasta ser cachada por el PRI, partido en donde corrió la misma suerte. La última vez que participó en una elección fue en 2012, en la delegación Álvaro Obregón, en donde fue arrasada por Leonel Luna. Hoy en día solamente es recordada por haber posado sexy en una revista para hombres.

A otro que presentaron también como líder del PRI en Benito Juárez, resulta que no lo es. José Luis Matabuena, viejo activista de la colonia Portales, sí fue militante del tricolor, pero en 2015 solicitó al IEDF su registro como candidato independiente. La faltaron firmas de apoyo para conseguir su objetivo.

Y qué decir del diputado Carlos Hernández Mirón, quien apenas una semana antes de su conversión protagonizó un altercado con Claudia Sheinbaum, delegada de Tlalpan, quien por cierto le mandó tirar su lujosa casa construida ilegalmente en suelo de conservación.

El caso de Hernández Mirón es ilustrativo porque en las elecciones de 2015 fue el único perredista que ganó un distrito en Tlalpan. Prácticamente quedó acorralado por los morenistas. Cuadrarse o desaparecer del mapa... el triste Mirón eligió ir al mitin de AMLO.


La méndiga coyuntura

Colectivo de periodistas obsesionados con los vicios políticos y virtudes peores

El Andén

Etiquetas: López Obrador Morena Pacto por la unidad