Ciudad de México 18-10-2017
El sismo empodero a los ciudadanos
Vida Urbana

El sismo empoderó a los ciudadanos

Por

Los miles de apoyos solidarios fueron resultado del hartazgo social


Nadie les dijo qué hacer, nadie los guio, pero miles y miles de personas salieron a ayudar en diferentes puntos de la Ciudad de México, en los sitios donde colapsaron edificios a causa del sismo de 7.1 grados, y a ocho días de la tragedia, los civiles se mantienen en las calles.

Voluntarios de la sociedad civil se encargan de llevar víveres a las víctimas, de acompañar en el dolor a quienes aún esperan el rescate de seres queridos, de llevar alimento caliente, rescatar mascotas y reunirlas con sus dueños; y las instituciones de gobierno han quedado en segundo término.

Para Fernando Hernández Avilés, presidente de la Asociación Mexicana de Resiliencia, el sismo del 19 de septiembre volcó a la gente a las calles, a ser solidarios, a hacer algo por el otro, por hartazgo social ante la falta de respuesta de autoridades en diversas problemáticas.

"Traíamos arrastrando unas ganas inmensas de ayudar, ante los problemas económicos, de violencia, con el narco, secuestro, donde todos queríamos ayudar, pero no podíamos porque sabíamos que al intentar ayudar estaríamos más vulnerables. Tras el temblor, sabemos que la crisis ya pasó y que nuestra ayuda tiene un impacto y un trasfondo".

Fue una catarsis masiva, dice el especialista, en entrevista para El Andén, la presencia de miles de voluntarios que querían ayudar yaliviar el dolor del otro. Y sin duda la comunicación a través de redes sociales pudo concretar los deseos de ayudar, y canalizarlos en lugares específicos y con los apoyos que se requería.


¿Cómo consideras la respuesta de la sociedad capitalina?

Hoy somos conscientes de que queremos y tenemos las posibilidades de apoyo, los medios de comunicación. El impacto que tuvimos este 19/19, en comparación con el del 85, es devastador pero es totalmente focalizado.

El derribo de construcciones no se puede comparar con la de hace 32 años pero la capacidad de respuesta social y la facilidad de comunicación nos permitió responder muy rápido a diferencia del 85 y estamos haciendo muy estratégico el apoyo. Nuestra capacidad de contención y recuperación es mucho más rápida

 

En esta ocasión a través de las redes sociales, se dimensionó la tragedia, y ¿ello llevo a ser solidario?

Hay empatía porque ya vivimos un fenómeno así. Venimos en el último año de mucha dinámica de presión social, de muchas crisis de otro tipo.

Somos conscientes de que nadie más que nosotros, como ya lo hemos comprobado podemos reestructurarnos y rehacernos ante lo adverso. Y la otra, puedo participar, y la comunicación en redes sociales me permiten participar de forma selectiva, no volcarme y tratar de ayudar, sino de apoyar donde me requieren y con lo que tengo.


Ante la tragedia, la gente quería salir y ayudar, llevar alimentos, cargar una piedra, ¿Era un desahogo?

Fue como una catarsis, y está en proceso de catarsis, ante los fenómenos naturales que no podemos controlar, pero representa también la oportunidad de que sin importar raza, sexo, nivel socioeconómico, ni nada, me puedo hermanar con el otro para salir adelante.


Y la gente empezó a apoyar sin que una autoridad estuviera presente..

Claro, el hartazgo social se sublima. Es una forma de canalizarlo y de demostrar, y refrendar que el mexicano, el de calle, el de piso, es el que sin necesidad de instituciones, o gobierno, puede apoyar, que somos los suficientemente capaces, y solidarios, que sin estar dependiendo de nadie, nosotros mismos reconstruirnos, y que podemos hacer más.

Es un fenómeno muy claro, la respuesta social ante los gobernantes es que no son bien recibidos, ni locales, ni estatales, ni federales, más que la Marina y el Ejército.


¿Qué representaría en este momento, el hecho de que diputados y partidos se han mantenido replegados, ausentes?

Ese vacío de poder fáctico, de que se vea representado en hechos en beneficio social, lo tomó la ciudadanía. La situación permitió que la ciudadanía se empoderara y tomara justamente la responsabilidad que por sí misma tendría que tomar el poder representado por el gobierno, nos estamos devolviendo el poder social y el poder hacer las cosas.


¿Y cómo mantener el poder ciudadano para salir adelante?

Ya nos dimos cuenta que no necesitamos del gobierno para poder tomar acciones, corresponsabilizarnos y tener empatía con el otro.

La ciudadanía se va a dar cuenta de que a las otras problemáticas que nos están golpeando a nivel social, le podemos dar la vuelta juntos, si nos mantenemos en esta línea. Tenemos que tomar liderazgos que tengan que ver con reeducar y compartir lo que nos salió exitoso.

Que nos profesionalicemos en ese sentido de ayudar, pero que también vamos a ser más críticos con lo que exigimos al gobierno.

 

¿Cómo garantizar que la reconstrucción se cumpla?

Que la ciudadanía participe de forma más activa a través del seguimiento digital de las cosas, para que se cumplan los objetivos. Estoy de acuerdo de que nos dimos cuenta que nos empoderamos, pero deben estar todos los sectores, el privado, la sociedad civil, el gobierno.

El tema digital va a ser clave para que podamos dar un seguimiento a  todos los programas, a todos los grupos que se están conformando para la reestructuración tanto física como emocional.


Almendra Vázquez

Apasionada de la comunicación, mantiene el gusto de teclear entre audios y tareas de preescolar de su hijo. Presume un buen sazón en la cocina.

El Andén

Etiquetas: Sismo Solidaridad Empoderar Ciudadanos