Ciudad de México 28-05-2017
El sorprendente trabajo de inteligencia del equipo de Rodolfo Ríos
Ideas

El sorprendente trabajo de inteligencia del equipo de Rodolfo Ríos

Por

Una joven fue encontrada muerta en Ciudad Universitaria. La procuraduría a cargo de Rodolfo Ríos se volcó a investigar el caso y con una eficiencia que asombra, descubrieron -porque les cuentan, que es como ellos descubren todo-, que la mujer se había "alcoholizado", que también se había "drogado" y, lo peor de todo (aquí sí agárrense), que debía materias.

Como esa información es altamente relevante para descubrir por qué la mataron, las brillantes mentes que mandan en las computadoras de la Procuraduría capitalina, de inmediato informaron con transparencia y rigor a la sociedad los avances de sus pesquisas en Twitter.

Y claro, los ciudadanos se quedaron boquiabiertos. ¡Cuánta eficiencia! Más de alguno debe haber aplaudido y agradecido al cielo por tener autoridades tan acuciosas. Ahora ya sabemos que la joven se había "alcoholizado". Las señoras y señores más recatados imaginan que vomitó. Los jóvenes piensan que bebió unas cervezas. Los hipsters, que se tomó dos mezcales. Algún extranjero pensará que eso de alcoholizarse implica un tequila de hidalgo. Las opciones son numerosas, pero tanta diversidad se explica porque no conocen el rigor de nuestros investigadores que, en el complejo léxico de la justicia objetiva, dicen "alcoholizar" cuando incluyen todo el espectro de la ingesta de bebidas alcohólicas: desde una copa de vino hasta 22 mezcales, porque nadie les recuerda que pueden medir, objetivamente, el nivel de alcohol en la sangre. Tampoco nadie les recuerda que la ebriedad no implica asesinato.

Lo mismo con la rigurosa información sobre la ingesta de drogas. Pero cuando ya es penoso (y uno no sabe si las brillantes ideas provienen del jefe Ríos o son un trabajo colectivo), es cuando la autoridad pone atención en el desempeño escolar de una víctima. Me los imagino preguntando: "¿Y qué calificación había obtenido en Biología? ¿Cómo? ¿No presentó el examen? ¿Debía la materia? ¡Anótalo compañero, aquí tenemos una pista!"

Las autoridades encargadas de investigar los crímenes y llevar a los delincuentes ante la justicia necesitan mucha información para contextualizar un crimen. Toda. Quién era la víctima, dónde estaba, qué hacía ahí. Pero no toda la que recaba está relacionada con el crimen. La inteligencia y su trabajo consiste en discriminar datos y aportar como pruebas los relevantes. En el caso de la joven encontrada muerta en la UNAM, la gente de Rodolfo Ríos no sólo no puede hacer análisis de datos, sino que prejuzga a la víctima y, desafortunadamente, considera que es su deber hacerlo público. 


Ivabelle Arroyo

Directora de El Andén. Lee en bicicleta, escribe con un cucharón de cocina y le intrigan los rufianes.

El Andén

Etiquetas: PGJDF Rodolfo Ríos. GDF CDMX Justicia Revictimización