Ciudad de México 25-09-2017
En riesgo la unidad de Morena en la ALDF
Asamblea

En riesgo la unidad de Morena en la ALDF

Por

La rebelión de Monreal, la lucha interna por las candidaturas y la conformación de un bloque progresista dan un rostro nuevo al órgano legislativo

El pasado 29 de agosto el coordinador de Morena en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), César Cravioto, prometió que no habría rupturas ni divisiones al interior del grupo parlamentario, luego de que Ricardo Monreal manifestara su rechazo al resultado de la encuesta para definir al coordinador del partido en la Ciudad de México.

"Hemos cerrado filas", aseguró el personaje cercano Martí Batres dirigente del partido en el país y adversario de Monreal en la lucha por la candidatura a la Jefatura de Gobierno de la ciudad.

Sin embargo sí existen tensiones al interior de la bancada y no son recientes. En diciembre pasado seis de sus integrantes votaron en abstención el Presupuesto de Egresos 2017, el resto de los diputados morenistas, atendiendo la instrucción de Cravioto votaron en contra, debido a que acertadamente interpretaron una agresión presupuestal en contra de sus jefes delegacionales en Tlalpan, Azcapotzalco, Tláhuac y Xochimilco.

Fue el propio Martí Batres quien pidió a la Comisión Nacional de Honor y Justicia de Morena sancionar Aleida Alavez, Jesús Briones, Darío Carrasco, Juana María Juárez, Luciano Tlacomulco y Néstor Núñez, todos ellos abiertamente simpatizantes del delegado en Cuauhtémoc, la única demarcación morenista que no fue afectada con la redistribución del presupuesto.

Aunque los seis diputados perdieron temporalmente sus derechos partidistas, el Tribunal Electoral de la Ciudad de México falló en contra de la resolución de la Comisión de Honor y Justicia y las sanciones fueron revocadas.

Aparentemente todo volvió a la normalidad, incluso los 20 legisladores se coordinaron de la mejor manera para hacer frente a los embates del resto de las fuerzas políticaspor el escándalo del delegado en Tláhuac, Rigoberto Salgado y sus presuntos vínculos con la delincuencia organizada.

En bloque los morenistas resistieron la sacudida, pero los resultados del proceso interno del partido en la Ciudad de México y el descontento de Ricardo Monreal podrían precipitar el resquebrajamiento definitivo.

Además, dos de los integrantes de la bancada desean convertirse en el primer alcalde de Cuauhtémoc. Se trata, por un lado, de Alfonso Suárez del Real, vinculado al dirigente del partido en la ciudad, Martí Batres, y por el otro está Néstor Núñez, cercano a Ricardo Monreal.

Por si fuera poco sigue pie el proceso de remoción de Rigoberto Salgado y si la coordinación de Morena no decide sacrificarlo, los diputados vinculados con Monreal podrían sumar sus votos para alcanzar los 44 que necesita la Comisión Jurisdiccional y consumar así la revocación del jefe delegacional.

Hay que recordar que Salgado fue uno de los principales impulsores de la candidatura de la delegada en Tlalpan, Claudia Sheinbaum.

Finalmente cabe señalar que el ambiente legislativo puede complicarse aún más con la creación del bloque progresista integrado por los perredistas Víctor Hugo Romo, Beatriz Olivares y Socorro Meza, así como el diputado del PES, Carlos Candelaria, quienes suscribieron el pasado 3 de septiembre el acuerdo de unidad de Morena, aunque no se integraran formalmente a ese grupo parlamentario.


Staff B / El Andén

Información política urbana

El Andén

Etiquetas: Morena ALDF César Cravioto Ricardo Monreal Martí Batres Rigoberto Salgado