Ciudad de México 25-09-2017
La curiosa (in)congruencia de Morena
Ideas

La curiosa (in)congruencia de Morena

Por

Desde que el Congreso de la Unión aprobó en febrero del año pasado la reforma política del Distrito Federal, los seguidores del Peje no han interrumpido ni por un instante su bombardeo en contra de la iniciativa que pretende hacer de los chilangos "ciudadanos de primera".

Hasta ahí todo bien ¿o no? Cualquier partido político tiene el derecho de rechazar, aun de la manera más intransigente, cualquier política o reforma que no coincida con sus postulados o intereses.

Lo paradójico es que los morenos terminaron legitimando todo el juego después de impugnar ante todos los tribuales posibles la reforma constitucional, la elección del constituyente, su integración y el texto constitucional.

Al diablo las instituciones... pero bien que participaron en un proceso electoral que le costó a los capitalinos 100 millones de pesos y en el que apenas votó el 28 por ciento de los inscritos en la lista nominal.

Si por un lado un rijoso Javier Quijano presenta un amparo ante la Suprema Corte, con el riesgo de empezar desde cero (¡no, por favor!) el proceso de elaboración de la constitución, por el otro César Arnulfo Cravioto, desde la ALDF celebra que la ciudad tenga su propia carta magna.

Así actuaron los morenistas, pejezombies o Testigos de Pejehova: rechazaron la iniciativa por espuria; luego les gritaron a todos en su cara, tomaron la tribuna y levantaron con dignidad cartulinas con mensajes de protesta; finalmente avalaron el proyecto, de mala gana, pero lo aprobaron.

Y sí, querido lector o lectora, usted además debe agradecer a Morena el haberle salvado de las garras de la mafia del poder que representa el PRIANRD y la chiquillada.


La méndiga coyuntura

Colectivo de periodistas obsesionados con los vicios políticos y virtudes peores

El Andén

Etiquetas: Constitución CDMX Asamblea Constituyente Morena