Ciudad de México 14-12-2017
La estridente Asamblea Legislativa
Asamblea

La estridente Asamblea Legislativa

Por

En lugar de debatir, competían por ver quien hacía el mayor ruido, como si eso le diera legitimidad a su postura.

Entrar a la Asamblea Legislativa, cada vez con mayor frecuencia, implica atravesar entre gritos y altavoces, ya sean acarreados agradeciendo la "bondad" de algún funcionario benefactor o genuinas exigencias (desde hace más de tres semanas damnificados por el sismo han protestado cada día de sesión), sin embargo basta cruzar el vestíbulo para que del ruido de afuera sólo quede un murmullo. Pero este martes fue totalmente al revés, sí había manifestantes en las escalinatas del recinto, pero sus consignas enmudecían por el escándalo provocado por los diputados.

Y es que en un episodio más de la pugna por la presidencia de la mesa directiva, la bancada de Morena, megáfono en mano y al grito de: "Ilegalidad, ilegalidad" protestaba en contra de Fernando Zárate, quien de acuerdo con el PRD/Verde legalmente es el presidente y no Flor Ivone Morales como señalan los morenistas.

La respuesta en tribuna no se hizo esperar y fue peor de estridente que los altoparlantes, el audio del recinto a su máxima capacidad, que además de los gritos de los quejosos, ahogaba los argumentos en la tarima, poco se entendía del recordatorio del reglamento que hacia al micrófono la diputada Francis Irma Pirín, o a Zárate mencionando los nombres de los de Morena que serían castigados por indisciplina. 

En tres ocasiones se dijo lo de las sanciones y se leyeron los nombres de los imputados, pero esto no debilitó el reclamo de Morena, que para entonces ya había colocado mantas de protesta alrededor de la tribuna.

Ninguno de los bandos estaba dispuesto a ceder y mucho menos a escuchar al otro, era un diálogo de sordos que competían por ver quien hacía el mayor ruido, como si eso le diera legitimidad a su postura.

Ante lo trabado de la situación, Zárate optó por ignorar al elefante en la habitación, como si de repente los diputados de morena le fueran invisibles y el excesivo volumen del audio no irritara a los presentes, prosiguió a desahogar los puntos del orden del día.

Bajo ese ambiente viciado, se presentó y aprobó el dictamen de la ley de Protección de Datos Personales, a pesar de no contar con los 34 votos necesarios.

En tribuna el diputado Luis Alberto Chávez, del PRD, pidió se aplicara el artículo 266 del Código Penal, que contempla de 2 a 7 años de prisión y de 100 a 300 días de multa por suspender las funciones legislativas.   

 

 

El rostro de los espectadores reflejaba fastidio y en los pasillos no faltaba quien expresara vergüenza por esta legislatura. "Nunca había visto algo así, es una pena", "estos son los que hacen las leyes y se la pasan haciendo cosas ilegales", "no son formas, tanto Morena como el PRD están dando un pésima imagen", se escuchaba.

Con los megáfonos sin batería, tras más de hora y media de protesta, Morena abandonó el recinto legislativo.

El audio se normalizó y la sesión continuó, sin importar la evidente falta de quórum. Así se aprobaron diversos puntos de acuerdo, entre ellos la solicitud a la Jefa Delegacional en Tlalpan, Claudia Sheinbaum a comparecer ante la Asamblea sobre el caso del Colegio Enrique Rébsamen.

 

 

 

 

   Fotografías: web

   


Staff C / El Andén

Información política urbana

El Andén

Etiquetas: Asamblea legislativa PRD Morena