Ciudad de México 27-06-2017
Las alcaldías en la democracia chilanga
Ideas

Las alcaldías en la democracia chilanga

Por

Entre muchos otros temas importantes, la Constitución de la Ciudad de México, ahora bajo escrutinio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, incluye una posibilidad para los gobernantes de la Ciudad de legitimarse y acercase a la gente como nunca antes.

Las delegaciones ahora serán alcaldías y estarán subdidvididas, al menos en una primera etapa, en seis circunscripciones o digamos "barrios" para darle un nombre más coloquial y diferenciarlos de las circunscripciones electorales que dividen a la federación en cinco zonas.

Cada alcaldía estará gobernada por un Alcalde, mismo que competirá electoralmente registrando una planilla. La planilla estará integrada por él o la candidata a la alcaldía y seis concejales; cada uno de ellos para representar uno de estos barrios. Hasta aquí el mandato Constitucional.

Suponiendo que el Constituyente no hubiera mandatado la división geográfica de cada alcaldía en circunscripciones, para que la idea de competir por planilla tuviera sentido, el candidato a alcalde tendría que proponer un equipo multidisciplinario para integrar su planilla. Por ejemplo: personas expertas en seguridad, medio ambiente, movilidad, economía, etc. Un equipo que ofreciera ventajas competitivas en relación a otro de diferente filiación política.

Pero no es el caso, la Constitución ordenó una distritación justamente para que tuviera un sentido más democrático, para que cada uno de esos concejales represente a las personas de ese barrio, a una zona geográfica; para acercar a los gobernantes a la ciudadanía.

Ante esta idea, resulta indispensable que cada votante tenga la opción de escoger directamente al concejal que pretenda representar a esta demarcación. Es necesario que independientemente de que se realice una campaña por planilla, tengamos la posibilidad de votar en cada barrio a nuestro concejal.

Así, tendríamos concejales verdaderamente legitimados por el voto directo de la ciudadanía. Los partidos tendrían la posibilidad de formar cuadros y tener base territorial real. El gobierno en las alcaldías podría ser plural, de tal manera que represente las realidades de cada barrio de manera más real y legítima.

Los partidos en la Asamblea Legislativano deben perder la oportunidad de dotar a la Ciudad de las mejores y más genuinas herramientas para ejercer la democracia, no deben caer en la tentación de querer gobernar las alcaldías de la misma manera autoritaria imponiendo a seis concejales que no tengan el voto directo de las personas de manera diferenciada. Ojalá no repitan el modelo vertical, como el vigente en las delegaciones. La Constitución les da la oportunidad para proponer un modelo verdaderamente de avanzada en la Ley Electoral para la Ciudad de México y, escuchen, así lo queremos en esta Ciudad. Queremos una boleta para cada concejal en nuestra casilla.

Los Capitalinos queremos ejercer una democracia plena, queremos que nuestros alcaldes y concejales realmente nos representen y que estén legitimados: eso es lo que merecemos en esta Ciudad.


Ana Saiz

Ana Saiz es abogada.

El Andén

Etiquetas: Alcaldías Concejales Ley Electoral ALDF