Ciudad de México 19-11-2017
Los Chuchos se quedan sin Julio Cesar Moreno
Partidos

Los Chuchos se quedan sin Julio César Moreno

Por

Adherirse a Héctor Bautista, podría significar un equilibrio alterno y real ante la corriente que sustenta a Miguel Ángel Mancera y afiliados

La migración de uno de los principales líderes de la corriente Nueva Izquierda del PRD a las filas de ADN, no sólo cimbró a los Chuchos sino al perredismo en general.

Y es que Julio Cesar Moreno Rivera representa un bastión político sólido, primordialmente en la demarcación Carrancista, quizá la más amarilla dentro del actual abanico político perredista.

La difícil decisión de Moreno Rivera, que se mantuvo en NI durante 18 años, posee al menos una doble lectura. La primera y más obvia, es el estancamiento casi suicida de los Chuchos, que detentaban las decisiones mayoritarias del partido y ahora se resignan a la contemplación estatuaria ante el complejo panorama electoral que se avecina. Ahí el ex Constituyente no tenía cabida.

Ante este panorama, optó por mudarse oportunamente de siglas y su sagacidad lo llevó a unirse a Alternativa Democrática Nacional en lugar de Vanguardia Progresista. Recordemos que ADN ha penetrado poco a poco en territorio chilango, gracias en primera instancia, a las alianzas que hizo con el ex perredista René Bejarano, a través de IDN. Actualmente su presencia, aunque limitada, ya cuenta en el reparto electoral.

                                                                      

Es aquí donde entra el segundo escenario. La acción de adherirse a la corriente de Héctor Bautista, podría significar un equilibrio alterno y real ante los condicionamientos pragmáticos de la corriente que sustenta a Miguel Ángel Mancera y afiliados.

Si este fuese el razonamiento, Moreno Rivera tendría el peso específico en la toma de decisiones tanto en ADN como en el resto del partido, es decir, el valor de su equipo político fortalece a un grupo que toma cada día más fuerza en la capital del país, pues en otras zonas lleva mano.

Caso contrario si hubiese optado por seguir los lineamientos nebulosos de Vanguardia Progresista, que a la fecha intenta digerir la fallida estrategia programática que seguiría con la salida de Miguel Ángel Mancera de la Jefatura de Gobierno, previa a los pasados sismos en la CDMX y que hasta el momento es incierta.

Así, Julio César Moreno no solo abona al equilibrio interno de corrientes, sino que movió el cada vez más endeble escenario electoral del sol azteca, o lo que es lo mismo, él gana, ADN gana y Vanguardia Progresista tendrá que recomponer. 


Fotos: Twitter Julio César Moreno



Gabriela Rivera.

Comunicadora. Dejó la danza contemporánea y pasó al tutú político. Convirtió los giros en metáforas. @GRIVERA72

El Andén

Etiquetas: Julio César Moreno NI ADN Héctor Bautista PRD Vanguardia Progresista