Ciudad de México 17-10-2017
Los DRO
Vida Urbana

Los DRO "firmones" revisan obras por destajo

Por

Reconocen presión de desarrolladores para evitar que las obras se supervisen con frecuencia

Dentro del gremio de los ingenieros y arquitectos, que fungen como Directores Responsables de Obra, hay un sector conocido como "Los Firmones", quienes solo comercializan su firma en un proyecto, en contubernio con funcionarios delegacionales o de Seduvi, y llegan a avalar hasta 100 obras en un año, sin que necesariamente se garantice la seguridad de las construcciones.

Enrique Estrada Villalvazo, presidente de la Asociación Mexicana de Directores Responsables de Obra y Corresponsables, A. C. (AMDROC) platicó a El Andén las dificultades a las que se enfrenta el gremio, que ha sido duramente cuestionado tras el sismo del 19-S.


¿Qué fallas hay en la operación de los DRO?

Una de las principales fallas es que hay directores que son empleados de una inmobiliaria y que no tienen autoridad de manera independiente; si tú eres empleado, y recibes un sueldo no puedes ser crítico con tu propio patrón.

El DRO debe ser un profesional independiente que no tenga ninguna presión de ningún tipo para emitir un juicio justo, correcto y profesional.

Cuando un DRO tiene demasiadas obras a su cargo, no es posible que las vigile, de manera eficiente, hay Directores que tienen en el Carnet que presentamos ante las autoridades, un número excesivo de obras, y que son conocidos como Los Firmones.


¿Quiénes son Los Firmones?

Son gente que solo están en las ventanillas de las delegaciones, que están prácticamente vendiendo su firma. Y en las delegaciones te dicen, aquí tengo un director responsable, los mandan llamar y  los promueven, y lo hacen solo de manera comercial. Las asociaciones serias y profesionales estamos en contra de esta forma de operación.

Hay acusaciones de corrupción en el trámite de permisos de obras, ¿qué opina de ello?

El DRO tiene obligación de verificar los documentos que acompañan al proyecto y que es emitido por una dependencia, y se verifica su autenticidad ante Seduvi, pero no tenemos herramientas para saber si fue alterado u obtenido de forma ilegal.

Ha pasado que a veces un permiso es apócrifo, ya sea por uso de documentos apócrifos o por el contubernio con algún funcionario, pero cuando hay algún problema, resulta que solo se sanciona a los DRO y el funcionario que se corrompió con el gestor o el desarrollador, queda muy tranquilo y no recibe ninguna sanción.


¿Cuántas obras es justo que revise un DRO?

Tenemos un carnet emitido por Seduvi, con 20 renglones para registrar las obras que vigilamos, y ese sería el límite para poder garantizar una revisión de calidad.

Pero Los Firmones llenan, tres, cuatro o cinco veces al año un carnet, es decir pueden ser hasta 100 obras en un año; es imposible que un director por más eficiente que sea, tenga la vigilancia adecuada, la supervisión de esa cantidad de obras.

Es un pequeño grupo que está muy bien identificados, por eso  ahora se establecieron algunos candados en Seduvi, como presentar evidencias, reportes fotográficos, entrevistas para valorar las obras a cargo, es reciente.


¿A qué se enfrentan los DRO con los desarrolladores?

El desarrollador que lo contrata le limita las visitas a la obra, porque cada que va tiene que recibir remuneración, pero si haces una visita cada 15 días porque así se acordó, es muy difícil que tengas el control de la obra, tendrías que estar mucho más tiempo para ver que todos los eventos que suceden cumplan con la normativa.

El Reglamento de Construcciones de la Ciudad de México establece que el director tiene la obligación de vigilar que los materiales de construcción cumplen con la norma de calidad: el concreto, la vigueta, la varilla, el  bloc, la bovedilla. Y se deben hacer muestreos y ensayes de laboratorio pero esto no siempre sucede y en ocasiones el propio propietario, o desarrollar solo dice que no puede pagarlo.

El presidente de la AMDROC aseguró que hay un déficit de DRO en la ciudad y en el país, y se agravará en los próximos años, ya que el promedio de edad de estos especialistas es de 50 años, mientras que los profesionales egresados no están interesados en esta labor por la alta responsabilidad que conllevarían, y que no es acorde con la remuneración económica que perciben.


Mañana, la segunda parte...



Almendra Vázquez

Apasionada de la comunicación, mantiene el gusto de teclear entre audios y tareas de preescolar de su hijo. Presume un buen sazón en la cocina.

El Andén

Etiquetas: DRO Firmones Revisión Obras Enrique Estrada AMDROC