Ciudad de México 24-09-2017
Los delegados no quieren entrarle a gobernar.- Lobo
Gobiernos

Los delegados no quieren entrarle a gobernar.- Lobo

Por

Se lavan las manos; al de Cuauhtémoc habría que inhabilitarlo, dice el jefe delegacional de GAM

Una de las quejas principales de los delegados de la Ciudad de México es que el diseño institucional los tiene amarrados, que no pueden hacer nada en movilidad; que el gobierno central concentra recursos, seguridad, rumbo y compras; que no les toca el desarrollo urbano; que no pueden hacer nada con las construcciones.

Pero para Víctor Hugo Lobo, esas son excusas. Para el jefe delegacional de Gustavo A. Madero lo que pasa es que los delegados se lavan las manos y dejan pasar la oportunidad de gobernar.

Lo que muchos delegados dicen es que no tienen facultades, que no tienen recursos, que no es de su competencia.

Eso habla del desconocimiento, la incapacidad, pero además de la falta de compromiso  con la capital.

¿Tienes un ejemplo?

Yo estoy construyendo un puente en Eje Central y Eje 5 Montevideo, dos puentes vehiculares de tres carriles cada uno. Son obras de envergadura estatal y nacional, y lo estamos haciendo con recursos delegacionales para los maderenses pero también para el resto de los que confluyen. La gente pide que se resuelvan los problemas de movilidad, y al final el responsable es el delegado, el responsable político de lo que sucede en su territorio es el delegado. En movilidad o en lo que sea.

¿Por qué los otros no pueden?

Porque no saben lo que tienen que hacer o no quieren entrarle. Yo oigo al de Cuauhtémoc, que dice que las facultades en materia de seguridad pública no le corresponden. ¡Eso es para llevarlo a la contraloría e inhabilitarlo! O cuando dice que él necesita que le retiren a los que venden chelas en los tianguis, o que los after hours hay que controlarlos... El que regula las obras, el que regula los giros es el delegado, no es el INVEA, no es SEDUVI, el único responsable jurídico y político es el delegado, si algo está funcionando mal hay un solo responsable, y es el jefe delegacional y él puede iniciar procedimiento de sanción.

¿A ti te alcanza con lo que tienes para gobernar bien?

Al menos para estar en todos los temas de la delegación.

¿Te alcanzan la ley, el dinero y los recursos humanos?

Claro.

¿Cómo le haces?

Pues primero conociendo lo que tienes que hacer y puedes hacer. Mira, por ejemplo, el narcotráfico.  Soy yo quien habla con la procuraduría y hacemos operativos conjuntos para entrar a casas detectadas, a perseguir a los delincuentes. Si la procuraduría no puede pues le hablo a las instancias federales, pero lo encabeza el delegado, el delegado tiene la autoridad y la capacidad de convocarlos y de exigirles que vayan. Ni siquiera es una carta de buenos deseos, porque tú gobiernas, eres electo democráticamente.

¿Las otras autoridades locales se lavan las manos?

Totalmente, la mayoría se lava las manos. De repente oigo a la delegada de Miguel Hidalgo, y lo digo con respeto a Xóchitl, decir que hay una obra irregular y que culpa al INVEA o a SEDUVI, cuando ella tiene facultades: la ley te permite emitir vistos buenos negativos para que des reversa a una modificación de uso de suelo, y la manifestación de construcción o la licencia la das tú, puedes no emitirla, y que te demanden, y te vas a un juicio, y justificas social y políticamente por qué no la das. Hay tres estudios de impacto que se requieren para que la SEDUVI y Medio Ambiente entreguen la autorización de impacto urbano, y una obligadamente pasa por la firma del delegado y no la pueden emitir si no va la firma del delegado.

¿Hay algún tema en el que sí te sientas amarrado?

Bueno. Solamente en el tema de la política laboral y en el tema del flujo en el manejo de los recursos financieros, en realidad. El primero no es un tema grave, pero no tienes la capacidad de ponderar. Mandas tus estimaciones, tus proyectos y de repente, oye, necesito que pagues al del puente y terminan pagándole el 28. Te sientes deudor todo el tiempo. Y en política laboral: no tienes capacidad para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, todo pasa por acuerdo de Oficialía Mayor. A veces el sindicato negocia con el gobierno central antes de negociar contigo.

Y muy importante: el tema del agua. Las delegaciones no manejamos las válvulas y el agua no deja de ser un tema de gobernabilidad, genera presión social. En GAM tenemos más agua que otras delegaciones porque hicimos tanques y redes primarias, pero el agua sí es un tema importante que las delegaciones no controlan.


Mañana: GAM, ¿el nuevo centro de la ciudad?


Staff A / El Andén

Información política urbana.

El Andén

Etiquetas: Gustavo A. Madero Víctor Hugo Lobo PRD CDMX Delegaciones Xóchitl Gálvez Ricardo Monreal