Ciudad de México 22-10-2017
Los escenarios electorales de Mancera
Gobiernos

Los escenarios electorales de Mancera

Por

Lo que haga el jefe de gobierno en los próximos meses podría definir hacia qué lado se inclina la balanza en la disputa por Los Pinos

Los números de todas las encuestas descartan a Miguel Ángel Mancera como puntero en la contienda por la Presidencia de la República, sin embargo en el juego de la política muchas veces se gana perdiendo.

El seis por ciento de intención del voto que los más recientes estudios de opinión dan a Mancera debe leerse a partir de los resultados de las dos últimas elecciones de presidente. La diferencia entre el primer y segundo lugar en 2006 fue apenas del 0.1 por ciento, en 2012 fue de 6.62 por ciento. Hoy la diferencia en las preferencias entre Andrés Manuel López Obrador y Margarita Zavala no superan el ocho por ciento.

Las decisiones que tome el jefe de gobierno de la Ciudad de México podrían definir hacia qué lado se inclina la balanza. Su perfil ideológico marcadamente moderado y su independencia partidista le dan un amplio margen de movilidad.

En el proyecto Por México Hoy impulsado por el exlíder del PRD Cuauhtémoc Cárdenas, muchos han visto la pretensión mancerista de crear una plataforma electoral paralela a las decisiones del partido del sol azteca. De ser así, se abren tres escenarios para el mandatario capitalino.

El primero de ellos implicaría que a partir de Por México Hoy, Mancera pudiera construir una candidatura independiente a la que finalmente se sumaría el PRD, Movimiento Ciudadano y el PT, además de conseguir el apoyo de otros aspirantes como Jaime Rodríguez, El Bronco.

El segundo consiste en pactar con Los Chuchos para convertirse en el candidato del PRD, en un intento por mantener la unidad de lo que queda del partido y restar votos a López Obrador. Esto significaría el sacrificio de Mancera a cambio del control de la estructura de un partido en vías de extinción.

El tercero de los escenarios es la adhesión del proyecto mancerista a la causa de López Obrador antes de registrar su candidatura. En este caso triunfaría el planteamiento de la unidad de las izquierdas. Seguramente el PRD tendría que reconocer el liderazgo del candidato de Morena y pactar con él una alianza.

En el primer caso Mancera conservaría el suficiente margen de acción para negociar su apoyo a alguno de los candidatos punteros durante la campaña electoral. Eso lo hace peligroso. El segundo podría ser capitalizado por los panistas y el jefe de gobierno ocuparía una cartera del gobierno albiazul.

El último de los casos es el que más conviene a la izquierda partidista. Por un lado López Obrador cerraría un frente de batalla innecesario con sus antiguos camaradas de partido, sería en todo caso el artífice de un frente político que aglutina a la mayor parte de las expresiones progresistas. A cambio de su colaboración Mancera estaría en la primera línea del nuevo gabinete sin perder su influencia en la Ciudad de México, aun después del inevitable triunfo de Morena en la capital.


Saúl Rivera

Politologuea, analiza la vida chilanga. @saulrjz

El Andén

Etiquetas: Miguel Ángel Mancera Andrés Manuel López Obrador PRD Morena