Ciudad de México 18-11-2017
Mancera la ha regado una y otra vez en materia ambiental
Gobiernos

Mancera la ha regado una y otra vez en materia ambiental

Por

Estos son los cinco errores más graves que ha cometido la actual administración al enfrentarse a la contaminación


Esta semana, la Ciudad de México comenzó a padecer la crisis ambiental anual: se declararon seis días de contingencia ininterrumpidos.

Las altas temperaturas y la modificación en los criterios para declarar contingencias no sirven como explicación: sin considerar el clima, en los últimos cinco años la tendencia en la calidad del aire se revirtió y la verdadera razón es la incompetencia del equipo ambiental de la administración de Miguel Ángel Mancera. Los adversarios claman por la renuncia de la secretaria de Medio Ambiente, Tanya Muller, pero la secretaria ha seguido firme en su cargo a pesar de las distintas crisis por las que ha atravesado su dependencia desde 2012. La responsabilidad, por lo tanto, es de Mancera. 

Estos son los cinco errores más graves que han cometido.

1. Eliminaron el programa ambiental transexenal creado en 1990 con instrumentos para mejorar la calidad del aire hasta el 2020. Mancera recibió un premio internacional en 2013 por ese programa -Proaire 2011-2020-, a pesar de no usarlo. Con Proaire se revirtió la tendencia de mala calidad del aire (en 1990 hubo sólo 8 días buenos en el año. En el 2000 hubo 43 y en el 2012, 248. La tendencia creciente se detuvo ahí: a partir de ese año, volvieron a bajar los días con buena calidad del aire).

2. Cambiaron la Comisión Ambiental Metropolitana por la CAME. Aunque la creación de la Comisión Ambiental de la Megalópolis no es facultad del jefe de gobierno, este no ejerció la fuerza de su gobierno para incluir el tema de calidad del aire, para evitar medidas impuestas que afectan a la ciudad, para aprovechar los recursos técnicos y humanos previos o para usar la estructura organizacional previa. La CAME se creó sin presupuesto, sin consejo consultivo técnico (no usaron el que había) y sin personal con experiencia en calidad del aire. Con tres estados adicionales cuyo problema no es la contaminación atmosférica, la dinámica y las decisiones de la CAME cambiaron, afectando a la Ciudad de México. Mancera puede salirse, pero no lo hace.

3. Se les ocurrió el Hoy no Circula sabatino.  Este programa tuvo un alto costo político sin tener impacto en la calidad del aire. Por primera vez se aplicó esta medida sin la coordinación con el Estado de México. Esta medida abrió la puerta a los primeros amparos ofrecidos por el Partido Acción Nacional y produjo una estrepitosa caída electoral del PRD en 2015.

4. Permiso para circular a todos, previo paso por el Verificentro. Tras los amparos, el Jefe de Gobierno cambió los criterios del Hoy no Circula y permitió que un millón 700 mil vehículos adicionales, de la noche a la mañana, pudieran circular todos los días. Eso representó un incremento repentino de 35% en la circulación.

5. El jefe de gobierno sólo mira; evade la responsabilidad. La Ciudad de México tenía una experiencia importante en el manejo de la contaminación ambiental y lideraba las decisiones que se tomaban al respecto en la zona. Ante el pasmo de la nueva administración y los alarmantes índices de ozono, la autoridad federal tomó la responsabilidad y asume decisiones sobre verificación vehicular y establecimiento de valores para contingencias. El jefe de gobierno sólo mira.

El pilón: actitud de policía contaminante.Este mes, el jefe de gobierno presentó las 38 patrullas ecológicas que vigilarán a los autos contaminantes. El problema es que son patrullas Dodge Charger de ocho cilindros. 


Foto superior: Miguel Ángel Mancera y Tanya Muller. Ambos descartan crisis por contingencias ambientales. 


Staff A / El Andén

Información política urbana.

El Andén

Etiquetas: Miguel Ángel Mancera GDF Medio Ambiente Sedema Tanya Muller Hoy no circula Verificación vehicular Proaire