Ciudad de México 28-05-2017
Me hubiera gustado decir que ganó Zepeda, pero sí vi el debate
Ideas

Me hubiera gustado decir que ganó Zepeda, pero sí vi el debate

Por

En SDPNoticias, un grupo de colaboradores hicimos el ejercicio de preguntarnos quién había salido ganando con el debate en el Estado de México y quién había tenido el peor desempeño. Nuestras respuestas se publicaron minutos después de que terminó el encuentro en el IEEM y a mí me dieron una paliza en redes porque consideré que Alfredo del Mazo había salido ganador. Esto fue lo que escribí:

 

¿Quién ganó el debate?

Alfredo del Mazo. Es el candidato del gobierno en turno, es el enemigo a vencer y salió ileso. Los cuestionamientos de Josefina Vázquez Mota sobre inseguridad se le regresaron a ella y, pese a lo mediocre de las salidas de Del Mazo, sus intervenciones tuvieron solidez y sus ataques a su principal adversario, Morena, fueron fuertes: metió el elemento del miedo a una devaluación.

 

¿Quién tuvo el peor desempeño?

Delfina Gómez. Aunque su estrategia de hacer caso omiso a las acusaciones pueda ser adecuada en un contexto en el que lleva fuerte impulso electoral, los ataques la abollaron. Todos los candidatos la cuestionaron y sus propuestas no alcanzaron a darle la vuelta a esa dinámica: en al menos dos ocasiones, advirtió que su propuesta era interesante y la presentaría después.

 

Lo sostengo

Lo sostengo y abundo en la argumentación que me lleva a pensar esto. Un debate no es un examen. Un debate es un escenario de confrontación: las ideas se revisan, las propuestas se critican, los argumentos se someten a revisión y el equipaje de cada político se exhibe. Es el espacio para demostrar a los espectadores que un candidato, un partido o una idea, no valen la pena, están mal, son inservibles y engañosos.

Pues bien, Del Mazo, que es el representante del status quo mexiquense, el enemigo a vencer por todos los partidos que no han gobernado nunca ese estado, el rostro del mal visto desde la perspectiva de la alternancia, el integrante del club acusado de corrupción, ¡no se llevó ni un golpe! Y en cambio, él sí atacó a su principal adversaria, Delfina Gómez, de Morena, con acusaciones a su persona, a su propuesta económica, a su capacidad de gobierno y hasta su incidencia en la paridad cambiaria.

Delfina respondió con una acusación genérica sobre el gasolinazo y con planteamientos vagos que no iban dirigidos contra Del Mazo en el Estado de México, sino contra un esquema global. Del Mazo salió ileso de ello y, sorprendentemente, no fue el blanco favorito de nadie. ¿Pues no que lo importante era sacar al PRI? ¡Lo dejaron ir vivo!

Me hubiese gustado decir que ganó Juan Zepeda, el perredista que me ha sorprendido con su conocimiento, su carisma y su postura ideológica. Me hubiera gustado decir eso, pero sí vi el debate.

 


Ivabelle Arroyo

Directora de El Andén. Lee en bicicleta, escribe con un cucharón de cocina y le intrigan los rufianes.

El Andén

Etiquetas: Edomex Estado de México Alfredo del Mazo Delfina Gómez Juan Zepeda Debate Elecciones PRD PRI PAN Morena