Ciudad de México 22-02-2018
Mikel en la calle
Partidos

Mikel en la calle

Por

El precandidato aprende rápido el arte de conectar con la ciudadanía, pasó de la aridez burocrática a la vitalidad del bullicio citadino

En la CDMX prácticamente Mikel Arriola Peñalosa era un total desconocido, quizá solo ubicado por sus vecinos de la delegación Cuauhtémoc, lugar donde nació.

La designación del precandidato priista quien busca competir por la jefatura de Gobierno capitalina generó descontento y desconcierto, precisamente por su falta de arraigo y liderazgo entre las huestes tricolores, y ni qué decir en el grueso de los chilangos.

El PRI lleva años sin estar en el radar general de la CDMX, no obstante ha ganado terreno en las delegaciones Milpa Alta, Magdalena Contreras y Cuajimalpa, donde tiene sólidos liderazgos y en consecuencia arrastre ciudadano.

Sin embargo, la precampaña del ex director de IMSS ha resultado una bocanada de aire para el PRI en la ciudad, si bien difícilmente le alcanzaría -una vez  iniciada la contienda electoral- para llegar a la silla del antiguo Palacio del Ayuntamiento, por lo menos generaría una presencia más visible del tricolor.

Y es que el desempacado funcionario federal, tomó muy en serio su papel de aspirante, se le ve fresco, gustoso, con dominio del escenario y hasta simpático en los eventos a los que acude, aunque todavía éstos muy controlados por personal de su equipo.

Pese a un horrendo slogan "Si tu quieres, Mikel puede", como emulando a un súper héroe, aprende con presteza las triquiñuelas para conectar con los ciudadanos, pues pasó del aislamiento y aridez de la burocracia a la vitalidad del bullicio citadino.

Incluso ya adoptó las estrategias de algunos de sus homónimos de otros partidos, al resaltar habilidades deportivas, conocimiento de lugares y espacios para comer o realizar actividades al aire libre.

Entonces vemos al aspirante en la práctica del jai alai, corriendo en los viveros de Coyoacán, comiendo tostadas de pulpo y salpicón, probando mole en algún mercado chilango o haciendo malabares con los motociclistas.

Pero si el cuasi candidato desea reposicionar al PRI en las elecciones de julio, tal vez deberá dejar la exquisitez del frontón México y descamisarse para dar golpes secos y directos en el frontón Las Águilas de Tepito; olvidar las tostadas light Coyoacanenses y aventurarse a las fritangas que se ofertan a la salida del metro Tacuba.

La designación de Mikel Arriola como precandidato es una lotería que le garantiza ser el elegido para la competencia por la ciudad de México, asumirse como tal y permear con la población chilanga, implica un esfuerzo mayúsculo.

Por lo pronto el tecnócrata no priista hace sus "pininos" con empeño y gana terreno, en lo que se pensaba sería un rotundo fracaso. El propio slogan de Mikel es su encrucijada.

Fotos collage: Redes Mikel Arriola

 



Gabriela Rivera.

Comunicadora. Dejó la danza contemporánea y pasó al tutú político. Convirtió los giros en metáforas. @GRIVERA72

El Andén

Etiquetas: Mikel Arriola Peñalosa PRI CDMX