Ciudad de México 18-11-2017
Perredistas chilangos descarriados
Ideas

Perredistas chilangos descarriados

Por

En el PRD capitalino andan sueltos. No hay rienda que los contenga, cada quien hace y dice lo que quiere. Las posturas son discordantes, llevan agendas personales o en su defecto responden a su corriente interna.

La principal diferencia es entre el Presidente Raúl Flores García y el Secretario Enrique Vargas Anaya, aunque en público hacen todo lo posible por verse afables y hasta simpáticos, en el búnker amarillo ni se miran, mucho menos interactúan para fortalecer criterios en temas tan delicados como las posibles alianzas, en específico con Morena.

Flores García lleva su agenda, pero Vargas Anaya también, mientras uno declara de forma airada que Morena se ha dedicado a descalificar al PRD, el otro, de manera más mesurada llama a la unión de las izquierdas. A la hora de convocar, los exhortos quedan atomizados.

La rispidez es cada vez más evidente, y parafraseando al título de  la película setentera "Adiós hermano cruel", el ex delegado en Azcapotzalco y afín a la corriente Bejaranista, prácticamente ignora al líder del sol azteca, que pertenece a Vanguardia Progresista. Va de frente y no se quita. Hace un tiempo la prudencia era su principal arma, ahora ha cambiado su estrategia, ir a la ofensiva.

Por su parte el ex delegado en Coyoacán, poco parece importarle los desaires del integrante de IDN, pues per seestá más expuesto en el doble papel que juega como líder perredista de la CDMX y diputado local.

Quizá a estas alturas, donde el PRD se desdibuja un poco cada día de la geografía electoral chilanga, el mejor camino sea cerrar filas con sus tribus para que en el 2018 se vayan en paquete al mejor postor, total a la hora de la sumas, los bloques siempre tendrán un peso, y eso lo saben de sobra Vargas y Flores.

 

 



La méndiga coyuntura

Colectivo de periodistas obsesionados con los vicios políticos y virtudes peores

El Andén

Etiquetas: Raúl Flores García Enrique Vargas Anaya PRD IDN Vanguardia Progresista