Ciudad de México 23-09-2017
¿Quien es quien de los aspirantes de Morena a la jefatura de gobierno?
Partidos

¿Quién es quién de los aspirantes de Morena a la jefatura de gobierno?

Por

La designación del candidato morenista en la CDMX dependerá de que tan confiable sea ese perfil para AMLO

Todas las encuestas levantadas el año pasado coinciden en la amplia ventaja de Morena rumbo a la elección de jefe de gobierno de 2018.

El estudio publicado por Reforma en mayo y el de El Financiero de noviembre revelaron que el partido de Andrés Manuel López Obrador concentra el 34 por ciento de la intención del voto de los capitalinos. De hacerle caso a los números, quien obtenga la candidatura morenista será el próximo gobernante de la ciudad.

Si bien el partido ha informado que la candidatura se definirá a partir de los resultados de una encuesta que mida la popularidad de los aspirantes, lo cierto es que la última palabra la tendrá López Obrador, pues la organización política de Morena es vertical y depende de la toma decisiones de su carismático dirigente.

En este sentido, el delegado de Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, aunque es el mejor calificado en los estudios de opinión para convertirse en jefe de gobierno no tiene asegurada la candidatura de Morena. Sin embargo el zacatecano será candidato, por otro partido o incluso independiente, y para ello está formando una estructura de apoyo paralela a Morena.

Monreal tiene clara su estrategia, por ello no dudó en destaparse desde 2015, pero curiosamente es su mediana independencia de López Obrador, su agenda propia o la cercanía con Miguel Ángel Mancera, lo que podría impedir que amarre su candidatura con Morena.

En este escenario entra la figura de Claudia Sheinbaum, actual delegada de Tlalpan y exsecretraria de Medio Ambiente del DF durante el gobierno de López Obrador.

Hace poco Sheinbaum fue presentada como integrante del equipo de redactores del proyecto alternativo de nación que prepara AMLO. Esa señal fue interpretada por muchos como la intención de convertir a la delegada en la próxima secretaria de Gobernación en caso de que Morena llegara por fin a Los Pinos en 2018. De ser así los posibles aspirantes a la jefatura de gobierno se reducirían y este movimiento podría leerse como un respaldo casi unánime a Monreal.

Pero Sheinbaum sorprendió a todos al declarar sus intenciones de participar en la contienda si la encuesta interna de su partido la beneficia. De los tres posibles candidatos morenistas, ella aparece en tercer lugar con un 16 por ciento de las preferencias, pero aún así sería la mejor carta de su partido si el PRD, el PAN y el PRI postularán respectivamente a Alejandra Barrales, Xóchitl Gálvez y Rosario Robles.

La jefa delegacional en Tlalpan se ha mantenido más o menos alejada de escándalos que dañen su imagen, su perfil moderado puede ser atractivo para electores que no simpatizan con la izquierda popular de Martí Batres o el protagonismo de Monreal. Es cierto que no cuenta con las estructuras de sus adversarios, pero sí podría vincularse con sectores de la izquierda universitaria, quienes ayudarían a legitimar su candidatura.

Finalmente está Martí Batres, el dirigente de Morena en la Ciudad de México. Su perfil es el de un político profesional formado en los movimientos sociales y que conoce el tejemaneje formal e informal para construir estructuras de apoyo político, pero las señales no lo favorecen. De los tres aspirantes fue el último en destaparse y sólo después de que Sheinbaum lo hizo, presumiendo que ésta seguramente contó con el beneplácito de López Obrador antes de revelarlo a los medios.

Con un importante 28 por ciento de popularidad que lo hace competitivo ante cualquier candidato de otro partido, Batres, sin embargo parece que no cuenta con la confianza de AMLO, aspecto que será el decisivo para definir la candidatura en la Ciudad de México.

No los den por muertos

Si algo aprendimos en la última elección de Estados Unidos, es que no debemos confiar ciegamente en los resultados de los estudios de opinión y que prácticamente cualquier escenario, por más descabellado y molesto que parezca, es posible.

Por ello, además de los tres aspirantes de Morena antes mencionados es preciso tomar en cuenta a otros personajes, por lo menos y por ahora a otros tres.

Uno de ellos es el senador Mario Delgado, un cuadro experredista ligado a Marcelo Ebrard y quien ya externó su intención de ser candidato.

Luego de la salida de Miguel Torruco del gabinete de Miguel Ángel Mancera por colaborar paralelamente con el proyecto alternativo de AMLO, hubo quien lo sumó a la lista de aspirantes de Morena.

Finalmente está Andrés Manuel López Beltrán, hijo del dos veces candidato a la presidencia y de quien se dice es el verdadero enlace de Morena en la Ciudad de México. En otras ocasiones, como las manifestaciones en contra de la reforma energética, el liderazgo no estuvo en las manos de Martí Batres, entonces dirigente nacional del partido sino del  vástago del tabasqueño.


Saúl Rivera

Politologuea, analiza la vida chilanga y jura que juega a las trais con su hijo de año y medio. @saulrjz

El Andén

Etiquetas: Morena CDMX López Obrador Martí Batres Claudia Sheinbaum Ricardo Monreal