Ciudad de México 25-09-2017
Torruco evidencia la debilidad de Mancera
Ideas

Torruco evidencia la debilidad de Mancera

Por

Miguel Ángel Mancera no las tiene todas consigo y cada vez parece tener menos. Esta semana perdió a uno de sus colaboradores más eficientes y convenientes: Miguel Torruco, empresario del ramo turístico, pariente político de Carlos Slim y excelente funcionario público.

Torruco presentó su renuncia (exigida) después de que se hiciera pública su apoyo, como empresario, al proyecto de Andrés Manuel López Obrador. Con esa salida, no sólo se inaugura la desbandada en el primer círculo de Miguel Ángel Mancera, también aspirante presidencial (Ver "Mancera y las traiciones inminentes"), sino que también se evidencia la debilidad del Jefe de Gobierno, tanto política como gubernamentalmente.

La apabulladora fuerza de López Obrador tiene una tendencia inercial creciente. Eso es un hecho incontestable frente al que poco puede hacer un político que no tiene partido, que no ha abanderado una causa con impacto relevante nacional y que no es percibido como oposición en el país.

Pero a esa debilidad política mancerista se suma su vulnerabilidad gubernamental. Que el secretario de Turismo haya optado por sumarse a una campaña distinta a la de su jefe habla mucho de la naturaleza del gabinete de Mancera. Las cuotas que puso el jefe de gobierno para garantizarse gobernabilidad, para allegarse relaciones públicas, para construir relaciones empresariales, no derivaron en la construcción de un equipo de gobierno. Los manceristas con los que llegó serán los mismos manceristas con los que sale: el núcleo duro no amplió sus redes más allá de las estrechas relaciones personales entre Mancera, José Ramón Amieva, Manuel Granados, Julio y Luis Serna, y Rodolfo Ríos. No son poca cosa estos personajes: hacen un grupo potente, pero no crecieron ni consolidaron su equipo político.

Héctor Serrano, absolutamente mancerista, es el mejor ejemplo de la debilidad del equipo: él va solo, con el jefe de gobierno por un lado y el PRD por el otro.

Torruco hace tambalear a un gabinete. No porque haya hecho un papel insustituible (y sí hizo un extraordinario papel) o porque Turismo sea pilar en el gabinete (y sí que tiene fuerza en los ingresos capitalinos), sino porque es la muestra más clara de lo que Mancera no construyó. Ni siquiera pudo retener a Torruco como vínculo con AMLO.

 


Ivabelle Arroyo

Directora de El Andén. Lee en bicicleta, escribe con un cucharón de cocina y le intrigan los rufianes. @ivabelle_a

El Andén

Etiquetas: Miguel Ángel Mancera Miguel Torruco Secretaría de Turismo Andrés Manuel López Obrador Morena GDF