Ciudad de México 18-10-2017
Una leccion de buen gobierno para Mancera
Gobiernos

Una lección de buen gobierno para Mancera

Por

Después de reprochar la indolencia de Trump, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín, se convirtió en portavoz de la reconstrucción de Puerto Rico

El nombre de Carmen Yulín Cruz, alcaldesa de San Juan, la capital de Puerto Rico, se hizo famoso fuera de las fronteras de su país cuando recriminó al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, la falta de actuación de su gobierno ante la devastación del huracán María que impactó la isla el pasado 20 de septiembre.

"Nos estamos muriendo aquí y no puedo entender que la nación más grandiosa del mundo no pueda descifrar la logística para una pequeña isla", dijo la alcaldesa el 29 de septiembre llamando la atención internacional.

Fiel a su costumbre, el político norteamericano lanzó ataques desde Twitter para descalificarla. Después de 13 días de ausencia, Trump apareció finalmente el martes en Puerto Rico solo para hacer el ridículo y humillar a los habitantes del Estado libre asociado de la unión americana, al lanzarle a un grupo de damnificados paquetes de toallas de papel.

Yulín Cruz, quien anteriormente había advertido estar cansada de ser políticamente correcta calificó como una vergüenza la visita de Trump.

Pero más allá del jaloneo mediático con el presidente de los Estados Unidos, la alcaldesa de San Juan es reconocida por su trabajo político en una ciudad prácticamente en ruinas, que por supuesto, no está exento de críticas por su excesiva teatralidad, como la evacuación que ella misma encabezó de un edificio en llamas, como bien da cuenta el New York Times.

Sin embargo, como bien destacan los medios puertorriqueños, la funcionaria, más allá de su afición por la espectacularidad, cabildea una moratoria de al menos 10 años en el pago de la deuda pública, al mismo tiempo que gestiona ante el Congreso estadounidense los recursos necesarios que aseguren la reconstrucción.

De manera paralela está peleando por la derogación de las leyes de cabotaje que afectan a los navíos locales, así como el cobro de impuesto a los gobiernos municipales advirtiendo que "la recuperación de Puerto Rico tiene que hacerse de los municipios hacia arriba".

En lo inmediato el gobierno de San Juan planea ya la reubicación de comunidades asentadas en zonas inseguras y la restitución del alumbrado público tradicional por energías limpias desarrolladas por universitarios.

En contraste, como coinciden distintos periodistas mexicanos, el Gobierno de la Ciudad de México que encabeza Miguel Ángel Mancera ha estado alejado de la población afectada por el sismo del pasado 19 de septiembre.

Te puede interesar: Regala Mancera a inmobiliarias plan para la reconstrucción de la Ciudad de México

Lejos de proponer un plan de recuperación de largo alcance para la ciudad, las medidas anunciadas hasta por Mancera son parciales, carecen de un diagnóstico serio y amenazan con afectar aún más a los damnificados que perdieron sus hogares.

Como bien señala el periodista Martín Moreno en unacolumna imperdible publicada este miércoles, el jefe de Gobierno, enfocado en sus aspiraciones presidenciales descuidó por completo a los gobernados.

Mancera endosó créditos a los afectados y la reconstrucción a las inmobiliarias, sin requerir primero los recursos del Fondo de Desastres, que de acuerdo con el presidente Enrique Peña Nieto, serán suficientes para cubrir las necesidades de todas las entidades afectadas por los sismos del 7 y 19 de septiembre.

El gobernante capitalino tampoco ha mostrado el mínimo compromiso con la certeza jurídica y la transparencia, de tal suerte que no dicho una sola palabra respecto a la responsabilidad de funcionarios de su administración en actos de corrupción que involucran a desarrolladores inmobiliarios, mucho menos ha manifestado una posición respecto al ocultamiento de información en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda.

Puedes leer: Tras el sismo Seduvi impide hacer consultas de uso de suelo

En síntesis, la actuación de Miguel Ángel Mancera frente al desastre ha sido gris, opaca y profundiza la muy golpeada confianza ciudadana. Queda claro que simplemente se hará a un lado ante cualquier abuso de la Federación que pueda afectar aún más a la ciudad.

Ahí queda entonces para la necesaria comparación el perfil de la alcaldesa borinqueña que enfrentó al mismísimo Donald Trump y el de un Mancera menguado por su propia inhabilidad política.

 

Foto: AP    


Saúl Rivera

Politologuea, analiza la vida chilanga. @saulrjz

El Andén

Etiquetas: