Ciudad de México 18-08-2017
Vicios electorales que nunca cambian
Vida Urbana

Vicios electorales que nunca cambian

Por

Los ciudadanos ya no se sorprenden de las prácticas que opacan la decisión soberana

Con la esperanza de un distinto amanecer post electoral, el costumbrismo a la mexicana nos pega como una cruda indeseable. Los mismos vicios y conductas arraigadas de una política de ficción.

El fiasco de las encuestas

El termómetro para conocer el posible ganador y checar contra quién es la competencia, por lo general es poco confiable e inexacto, y en la mayoría de los casos desastroso.

Todos ganan, nadie pierde

Regularmente después de una hora de cerrarse la jornada electoral, tenemos puro triunfador, incluso puede haber dos gobernadores virtuales y el que está en funciones.

La tecnología y sus errores

Como si fuera una maldición, el PREP nunca falla: siempre se cae en la recta final, y todo mundo queda a la expectativa.

Las cuentas nunca salen

Los partidos siempre tienen cifras diferentes a las oficiales e intentan cuadrarlas en nombre de la democracia.

El pregonar de los vencidos

Los candidatos que les fue de la patada no reconocen su derrota públicamente, todo es culpa de las sumatorias y del clima hostil que abruma y opaca la elección.

El fantasma del fraude

Ante la incredulidad del electorado y de los propios partidos, siempre gritarán la consigan consabida, ¡voto por voto!, ¡casilla por casilla!...

PD. Así las cosas en esta incipiente democracia que no termina de crecer, la historia se repite hasta las próximas elecciones.

Foto: Web

 



Staff A / El Andén

Información política urbana.

El Andén

Etiquetas: Elecciones Fraude Electoral Encuestas Democracia