Ciudad de México 27-06-2017
Zepeda, rebelde, no voto en secreto
Partidos

Zepeda, rebelde, no votó en secreto

Por

Marcó su partido afuera de la mampara y mostró la boleta

Juan Zepeda no usó la mampara ni hizo uso del derecho a la secrecía del voto. Marcó su voto sobre la urna y mostró la boleta a los ciudadanos y a los medios de comunicación presentes. Su cruz, sobre el recuadro del PRD, se vio en pantallas y en las redes sociales. El candidato del PRD al gobierno del Estado de México se salió de los protocolos habituales al emitir su voto. 

Esa actitud desconcertó a los funcionarios de casilla, a los periodistas y a los analistas. Pero he aquí las razones por las que su estrategia no es sancionable ni afecta a la casilla en la que votó. 

La casilla no se anula

La casilla se anula si hay cohecho o soborno que afecte el secreto del voto. En este caso, el ciudadano Zepeda lo hace claramente en libertad. (Ver artículo 402 del Código Electoral del Estado de México)

 

El voto secreto es un derecho, no una obligación ciudadana

La Constitución y el Código Electoral establecen que el voto es secreto. Esta es una garantía que la autoridad debe otorgar al votante (sancionando el cohecho y poniendo mamparas), pero no es obligación del votante respetarlo. Si alguien grita que acaba de votar por el candidato violeta, no es sancionable.

 

Sanción extrema y legalista: regaño a funcionarios ciudadanos

La obligación de garantizar el secreto del voto es de la mesa de casilla (artículo 222 del CEEM), del Presidente y del secretario (artículo 298) y del Presidente de casilla (artículo 318). Eso se concreta en las condiciones materiales, es decir, la mampara y las urnas. Pero si una actitud como la de Zepeda se considera un incumplimiento a las obligaciones de estos funcionarios ciudadanos, la sanción sería amonestación pública (artículo 471), no más.

 

La duda: considerarlo proselitismo

El candidato no traía logos de su partido, emblemas o colores que lo identificaran con el PRD y no mostró el logo de este instituto político, sino la boleta completa. La ley general en materia de delitos electorales establece multa y cárcel a quien "haga proselitismo o presione objetivamente a los electores el día de la jornada electoral en el interior de las casillas o en el lugar en que se encuentren formados los votantes, con el fin de orientar el sentido de su voto o para que se abstenga de emitirlo" (artículo 7 de la Ley General en Materia de Delitos Electorales) La pregunta es: ¿presionó Zepeda objetivamente a los electores?

 


Ivabelle Arroyo

Directora de El Andén. Lee en bicicleta, escribe con un cucharón de cocina y le intrigan los rufianes.

El Andén

Etiquetas: Juan Zepeda Elecciones PRD Estado de México